martes, 11 de diciembre de 2012

ZAPATERO MON AMOUR... (CON TOMATE Y CHORICERO)

    Nooooo, que no, que no tiene nada que ver con ZP, sino con la Japuta... o sea... con la palometa... jajajajaja... que mira que tiene una cara feaaaa, fea... pero está... riiiica, riquíííísima la tía... 
     Siempre he dicho que para mí es muy difícil elegir mi pesado favorito, me gustan muchos y mucho, pero el bonito y la palometa siempre estarán en el top five, porque son especiales, son pescados diferentes, con una carne muy firme (como la mayoría del pescado azul), que casi se parece más a algunas aves que a pescados blancos comunes. Además, la palometa es un pescado semigraso que contiene sólo cinco gramos de grasa por cada cien gramos de porción comestible, y tiene un elevado contenido en proteínas de alto valor biológico, pues contienen todos los aminoácidos esenciales... ¡¡toma geromaaaaaa!! ¿Pa qué queremos máááásss? 
     A mí me encanta prepararla con tomate, y siempre cortada en lomos para que no tenga ni una espina ni media. Suelo pedir a la pescadera que me la deje limpia y entera, porque prefiero sacar yo los lomos con tiempo, cariño y dedicación...jajajajajaaaaa... cerciorándome de que no queda ninguna espina. No es nada difícil, de hecho salen casi solos, pero a veces en la pescadería van a destajo y luego me toca quitar algún resto de espina con las pinzas, cosa que me da mucha rabia, más en un pescado así, que es muy, muy poco espinoso. 


     La enharino ligeramente y la doro en poquito aceite, que no se haga mucho porque terminará de cocinarse con el tomate:
      La dejo escurrir en papel de cocina... 
     Y a una buena salsa de tomate casero, ocho o diez minutos a fuego suave. 
Eso sí... mi tomate casero para la palometa... tiene secreto... 

¡¡¡FELIZ MARTES!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada